Aurora de Penàguila

diumenge, de novembre 27, 2011

Novena de la Virgen del Patrocinio VIII


SÉPTIMO DÍA



            Dignísima Virgen María, puerta brillante del cielo, piedra preciosa de los desiertos de Oreb, monte eminentísimo de perfección, preparado sobre la cumbre de todos los montes para dignísima casa del Señor, exaltada sobre todos los collados, a donde recurren todas las gentes y encuentran la salvación con más seguridad que en el monte Sión, que sanando todas las dolencias y enfermedades con la virtud curativa y medicinal que el Señor te infundió, apareces como Cinamomo y bálsamo de los cielos, que lo sana todo, y resguarda de todos los males, y de la misma muerte: vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y curad, reina clementísima, todas las dolencias, achaques y enfermedades de nuestros cuerpos y almas para que todos confiesen que sois la salud y vida de las criaturas, la esperanza de nuestras dichas, el depósito de nuestras gracias y el desempeño de nuestras glorias. Y te pedimos, con la mayor humildad que socorras a los miserables pecadores, fortalezcas a los débiles y pusilánimes, consueles a los que lloran desvalidos, ruegues al Señor por todo el pueblo cristiano, supliques por el estado eclesiástico, e intercedas por le devoto sexo de las mujeres; y en fin Señora y amantísima Reina nuestra, franquea benignamente tus divinas misericordias a todas las criaturas, para que admiren la grandeza de tu clemencia, y conozcan claramente por los efectos tu altísima protección, que rodas las cosas obedecen a tu mandato, se rinden a tu imperio, sirven a tu potestad, que no hay cosa alguna que pueda repugnar a tus fuerzas, que se puedan resistir a tu gran poder, que tu alteza real todo lo puede sin trabajo alguno, que se alcanza todo el bien que podemos desear al impulso de tu voz, que tu misericordia es universal y no se niega tu favor a quien lo desea con fina voluntad; y favorecidos de tu Patrocinio en esta vida, te demos después las gracias en el Palacio real y eterno de la gloria. Amén.  


diumenge, de novembre 20, 2011

Novena de la Virgen del Patrocinio VII


SEXTO DÍA



            Purísima Virgen María, fuente cristalina de misericordia, río caudaloso de celestiales gracias y nube prodigiosa, que regando los montes desde lo alto, dejas saciada toda la tierra y socorres a las criaturas antes que llamen a las puertas de tu clemencia, siendo toda dulzura, suavidad, benignidad y misericordia, para que así te descubran como Plátano exaltado en las playas cerca de las aguas, que se divisa como en espejo, mucho mayor, expresando así la grandeza de tu poder; mirad, Señora piadosísima, con ojos de misericordia a todos los que recurren a tu amparo y protección; y supuesto que eres una para todos, y toda para cada uno, que el Señor depositó en ti el tesoro de sus divinas misericordias, para que desciendan a nosotros por tus manos; que amas a quien te ama; que te hallan ciertamente los que te buscan, y aseguran la vida eterna los que dignamente te celebran; preparad mi alma, de suerte que te ame finamente, te busque, te celebre y te halle siempre propicia para asegurar con tu Patrocinio el riego de la divina gracia, el aborrecimiento de las culpas, el llorarlas amargamente, y recoger los frutos conducentes para conseguir una vida eterna. Amén.


Novena de la Virgen del Patrocinio VI


QUINTO DÍA



            Sacratísima Virgen María, paloma candidísima de la gloria, águila real de los cielos y tórtola divina del celeste firmamento, que con tu canto dulcísimo dejaste embelesado al mismo Dios que te crió para gloria suya y consuelo de todas sus criaturas, que para crédito de tu poder, clemencia y benignidad comunicas y tratas continuamente con el Señor el imponderable negocio de nuestra salvación, extendiéndose tu clemencia desde los cielos hasta los profundo de los abismos, ocupando todo el orbe de la tierra y llenando tus misericordias a todo el universo, para que te admire como Oliva fructuosa en la casa de Dios: disponed, Señora y seguro consuelo nuestro, que franqueas el abismo insondable de la divina piedad a quien quieres, cuando quieres y como quieres; que socorres a los que están desechados de tu mismo Hijo, y salvas con tu misericordia a muchas almas que la divina majestad condenaría si no mediara tu poderoso respeto, que todos los mortales participen de tu clemencia y aseguren con tu singular amparo todos los auxilios y socorros que necesitan en este valle de lágrimas, y después la eterna felicidad de la gloria. Amén.


dimecres, de novembre 16, 2011

Crònica de la festivitat de la Verge del Patrocini

Són les huit del matí, la campana de l'Ajuntament invadeix el murmuri de tots els congregats en la plaça de l'Església per a donar inici al Cant de l'Aurora. Un gran silenci invadix la plaça, comença el cant de l'aurora amb el teló de fons de les maçades seques del tambor. Com un riu de formigues anem recorrent els carrers en rigorós silenci contemplant les ceràmiques devocionals, unes del segle XIX i altres de l'actualitat.


Arriba el moment que tots esperem, com marca la tradició, a l'arribar a la casa de Patrin, ens convida a tots els insignes devots amb pastes elaborades per ella mateixa. Tota una taula plena de "almendrados", braç de gitano tot farcit de crema d'amet-la, cafenet i mistela, què bo! Despres d'aqueste paronet, entre felicitacions a Patrin, reprenem el camí.


Entrem amb rigorós respecte a l'església i ens anem col•locant davant de la Mare de Déu del Patrocini per a concloure tan solemne acte amb el cant dels Gojos a la Mare de Déu del Patrocini. Tots junts cridem: Visca la Mare de Déu del Patrocini! Visca Penàguila!


Nou i mitja del matí, els músics ja es troben disposats en la plaça de l'Església per a donar inici a la despertà. Cal reposar forces, i que millor que fer un descans en el camí per a degustar de nou les pastes i licors que oferix Patrin en honor a la seua onomàstica davall el balcó corregut de gitanetes multicolor.

Què ràpid passa el temps! Ja són les onze i mitja del matí, i de nou la Societat Musical Cultural de Penàguila torna a recórrer els carrers de Penàguila per a arreplegar a tots els veïns i reunir-los en la missa en honor a la Mare de Déu del Patrocini. Un revolteig de campanes general posa fi als actes litúrgics, estant com a pelegrina la campana “gran”, batejada “Mare de Déu del Patrocini”.


Però, què seria d'una festa sense ball? D'aquesta tasca s'encarrega el Grup de Danses “El Rodamur” de Penàguila, que com a colofó a tan destacat dia, oferix a tots els penailers les tradicionals danses. Entre dansà i dansà tots els reunits donen el seu suport als balladors amb un calorós aplaudiment.


Com totes les coses, la festa ja ha arribat al seu fi, els balcons es queden de nou nus al retirar-se els vells cobertors que exalcen a la Mare de Déu del Patrocini, tornant de nou el poble a la pau i l'assossec habitual.




diumenge, de novembre 13, 2011

Novena de la Virgen del Patrocinio V


CUARTO DÍA



            Serenísima Virgen María, paraíso florido de los deleites de nuestro Dios, huerto cerrado por el mismo Criador, y fuente cristalina de aguas vivas, sellada con el sello real de la Santísima Trinidad, te doy infinitas gracias, Reina y Señora nuestra, por aquel amor invencible y caridad imponderable que ejercitas con los mortales, declarándote Patrona, Madre, Protectora y Abogada de todos ellos, que verdaderamente te descubren como Rosa de Jericó, alegrando los corazones con tu vista, confortando las almas, desterrando los males, causando bienes y ofreciendo la reconciliación con Dios: por estas mismas virtudes y excelencias tuyas y por aquella piedad que practicas con nosotros, como lo acreditan tus mismas obras, y los prodigios que has operado a favor de todos tus hijos, te suplico, clementísima Reina, hija del príncipe de los siglos, vida, dulzura y esperanza nuestra, que miras al pecador por miserable que sea, con ternura y clemencia de Madre, lo acaricias y no lo abandonas hasta verlo reconciliado con el divino Juez, me socorras, me ampares, me favorezcas, me defiendas y reconcilies con el Señor, y consiga su apreciable amistad y gracia, celebre con tu favor y soberano auxilio las grandezas de mi Dios en la gloria. Amén.


diumenge, de novembre 06, 2011

Novena de la Virgen del Patrocinio IV


TERCER DÍA



        Clementísima Virgen María, mar inmenso de todas las gracias, abismo insondable de todas las virtudes, piélago interminable de todas las perfecciones y golfo maravilloso de todos los bienes, que trayendo de lejos, como nave del mercader Divino, al soberano pan de los cielos Jesucristo, tu único Hijo, aseguraste a todos el divino auxilio y tu admirable Patrocinio, que no ha faltado a criatura alguna en la carrera sucesiva de los siglos, apareciendo como Palma que anuncia felizmente la victoria en las guerras continuas de nuestra vida: ruegote piadosísima Madre y dulce patrona nuestra, ya que sois baluarte que defiende poderosamente a los hombres, y eres terrible a los espíritus infernales, como escuadrón y ejército bien ordenador, que viva yo seguro del poder de las tinieblas y alistado en las banderas de tu divino Patrocinio, cante siempre la victoria en las campañas que presentaren todos mis enemigos, y triunfante de todo el abismo, consiga felizmente la corona de la gloria que tiene Dios preparada a los que finamente le aman y pelean hasta el fin de la vida. Amén.